El cultivo del romero

El romero es una planta mediterránea que se utiliza para aromatizar la casa o condimentar platos, además de tener propiedades medicinales.

El romero se puede plantar en el jardín o en una maceta grande, con la principal ventaja de que no requiere muchos cuidados. No necesita un suelo con grandes nutrientes, incluso se adapta bien a suelos de arena, tierra de jardín y compost. No requiere abonos particulares. Incluso crece espontáneamente en matorrales mediterráneos.

Puede ser una buena idea para formar setos. Se reproduce por semillas o esqueje en primavera, se pinchan los brotes tiernos y se cortan las puntas de los secos para que crezca bien y uniforme.

Se recomienda plantar en una zona libre de bajas temperaturas, aunque si es ambiente cálido se puede poner en jardín o patio.

Se recomienda que mantenga la humedad, pero sin ahogarse. Requiere un riego abundante pero poco frecuente. Además, se debe proteger de malas hierbas que crecen alrededor. Sólo hay que cuidar de los hongos por humedad, ya que no es proclive ni a plagas ni enfermedades.

Florece de primavera a otoño, incluso más si es clima es templado. No se requieren muchas podas, basta con quitar la partes secas y poco más.

Escrito por bea | 4 de febrero de 2013 | 0 comentarios
Categorias: Arbustos | Etiquetas: ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta