La salvia en tu jardín

La salvia es una herbácea de la familia de las lamiáceas con muchos usos culinarios y medicinales, además de ser un elemento que puede decorar los jardines.

La salvia queda bien en una rocalla o para crear una bordura perfumada al lado de los caminos de salvia. Se puede multiplicar por semillas en primavera o por esquejes recogidos a principios del otoño.

Hay que abonar tras cada corte y recortar el arbusto después de la floración. Su floración es entre finales de primavera y mediados de verano. Soporta la sombra, aunque se encuentra mejor al sol. Se harán dos recortes al año, pero el primer año no.

Se ha de regar de dos a tres veces cada semana. Soporta la sequía y caliza. Se puede recolectar a primavera o principios de verano.

Se pueden utilizar sus hojas para condimentar los alimentos, para aderezar, e incluso se utiliza especialmente por sus fines medicinales. Algunos de estos usos son sus propiedades estimulantes, antisépticas, carminativas, antisudoríficas, calmar el dolor de cabeza, la tensión nerviosa, aliviar los dolores de garganta, etc.

Escrito por bea | 4 de agosto de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Plantas Medicinales | Etiquetas:

Entradas relacionadas

No hay entradas relacionadas.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta