Los olivos y su poda

La poda del olivo puede ser anual o bianual, según como crezca, y generalmente se suele hacer en septiembre o en enero o cuando se considere necesario, además teniendo en cuenta el tipo de poda que se indicará próximamente. Muchas personas la realizan tras hacer finalizado la recolección de la aceituna.

La poda de instalación es aquella que va a determinar la forma de la copa del olivo una vez que madure él y sus principales ramas, por eso mismo es necesario eliminar las ramas que sobresalgan del diseño general.

La poda de reforma se utiliza cuando hay que cambiar la forma de la copa, o cuando se debe reducir el tamaño, cortando ramas y seleccionando brotes que interesan. Se eliminan las ramas entrecruzadas y se intenta facilitar el buen crecimiento de frutos, floración y entrada del sol.

La poda de producción es la que hará el árbol más productivo, y se hace cuando acaba el tiempo de heladas o fuertes fríos, eliminando ramas viejas. Si las condiciones climáticas han sido muy mallas se necesitará una poda total, cortando el tronco por debajo para rebrotar.

La poda de rejuvenecimiento se hace en olivos con muchos años, especialmente centenarios, para hacer crecer su productividad y hacerlo más atractivo. Se quita madera para revitalizar la planta. Si se ven síntomas de envejecimiento puede ser momento de hacer esta poda.

Escrito por bea | 25 de noviembre de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Sin categoría |

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta