Cómo crear amálcigos

| |

Hay muchas plantas o hortalizas que deben ser sembradas en almácigos, ya que permiten reproducir plantas por medio de sus semillas, maneniendo bajo control las condiciones de germinación de semilla y el desarrollo hasta el momento en que se produzca el trasplante.

Aunque se puede hacer en el suelo, es mejor un recipiente que se pueda trasportar. Existen muchas opciones: maceteros, macetas, cajones de madera, bandejas, hueveras, cartones de leche, envases de yogur, etc.

Se deben limpiar y hacer agujeros en el fondo para permitir el drenaje. En los almácigos se pone tierra de buena calidad y mejorada, con una superficie de tierra fina y abono natural, y se ponen en un lugar con luz y abrigado. Se ponen las semillas a una profundidad adecuada y se riega con un rociador.

Los amálcigos pueden ser necesarios en muchas ocasiones, y como podemos ver no son difíciles de realizar, basta con cualquier elemento que se pueda adaptar y prepararlo de forma muy sencilla. También se pueden comprar, aunque una realización casera es una buena idea. De esta manera se podrán conseguir los mejores resultados.

Previous

Decorar el jardín con jarrones

Muralla Verde Eco Bali, una idea decorativa con plantas respetuosa con el medio ambiente

Next

Deja un comentario